Poetiks, en cabeza de la perfopoesía

Entre las novedades más curiosas dentro del mundo de lo poético, está la llamada perfopoesía. Para algunos, ya era hora de modernizar los recitales de antaño. Hace no muchos años, los recitales consistían en la unión de unos cuantos amantes del arte en un local, generalmente de características bohemias, donde, con un libro en mano (o varios) salían versos entonados de la boca de un poeta. Sin embargo, con el paso del tiempo, este tipo de reuniones se han ido modificando hasta tal punto que, vistas desde fuera, podrían resultar irreconocibles y ser calificadas de todo menos de recital de poesía.

Poetiks en el Mercado de San Fernando. Foto: Nerea Crespo

Poetiks en el Mercado de San Fernando. Foto: Nerea Crespo

En la actualidad, las lecturas se llevan a cabo en escenarios de lo más esperpénticos. El público deja de ser únicamente oyente para convertirse en un participante más, y lo que llenan las manos de los artistas ya no son copas de vino, sino todo tipo de objetos con los que entretienen a unos espectadores ya no solo hambriento de versos, sino también de diversión. Así, han surgido diferentes agrupaciones de poetas que hacen reír, y llenan los nuevos recitales de ovaciones y carcajadas. Uno de los grupos de artistas es Poetiks , formado por David Trashumante, Pedro Verdejo y Eddie (J. Bermúdez). Estos tres amigos residentes en Valencia, han recorrido ya parte de España para llenar bares de alegrías y tomates hechos de papel que vuelan por los aires en pleno espectáculo.

El día veinticuatro del mes pasado, estos tres poetas se reunieron en la capital. Además de recorrer varias librerias y bares, su recital tuvo lugar en el centro de El Mercado de San Fernando (que ya había recibido con las puertas abiertas a otros eventos culturales), en la plaza de Lavapiés. Rodeados de diferentes tiendas de comida, Poetiks montó tres atriles acompañados de micrófonos e hizo del suelo de un mercado su escenario. Dejando boquiabiertos a los habituales compradores, David, Pedro y Eddie brincaron, corrieron, se enmascararon, tiraron tomates, aviones, chillaron y sobre todo…, recitaron, aunque de forma muy peculiar. Se trató de un evento apto para todos, ya que tanto ancianos como niños abundaban, que de forma gratuita se pudo disfrutar durante aproximadamente una hora y media.

Poetiks con un señor. Foto: Nerea Crespo

Poetiks con un señor. Foto: Nerea Crespo

Este grupo dispone también de la camiseta que les caracteriza, negra y con letras blancas que componen la frase de I’m a fucking poet. Se les puede también contratar sin problemas para espectáculos privados o eventos cluturales y prometen recitar versos sin miedo, improvisar sin red.

Niña en el espectáculo. Foto: Nerea Crespo

Niña en el espectáculo. Foto: Nerea Crespo

Por otra parte, existen también otros artistas inmiscuidos en la perfopoesía. El Cangrejo Pistolero, a pesar de ser una editorial, tienen también su espacio para la perfopoesía. Además de dar la oportunidad a nuevos artistas publicando sus libros, esta editorial de nombre tan peculiar, abre y promueve diferentes talleres de creación y por supuesto difunde todo tipo de propuestas innovadoras en lo referente a la poesía.

Si la perfopoesía es algo que perdurará, es todo un enigma. Lo que sí que está claro es que, de momento, este tipo de renovaciones rompen con el clasicismo al que estaba asociado la poesía, y esto gusta a la gente.

Por Nerea Crespo.

Entrada por: Nerea Crespo

Anuncios