El funcionamiento interno de Wikipedia y el control de sus bibliotecarios

A diferencia de otras, Wikipedia es una enciclopedia viva. En tan solo once años  se ha convertido en uno de los sitios más populares de la web a nivel mundial. Prácticamente al realizar cualquier búsqueda en Google, Wikipedia será la primera página que aparezca, debido a su alto PageRank. Con sus más de veinte millones de artículos y doscientos ochenta y dos idiomas, ofrece a sus lectores información actualizada y neutral. Sin embargo, a pesar de ser muchos los que usan y conocen esta enciclopedia que creace a pasos agigantados, son pocos los que se han planteado cuál es su funcionamiento.

Uso de Wikipedia por países – Realizado por: Nerea Crespo

En Wikipedia cualquiera tiene la opción de publicar un artículo, así como de editarlo. No obstante, para esto es nececesario seguir una serie de criterios que conforman la política de esta enciclopedia, la cual se especifica dentro de sus cinco pilares básicos. A pesar de que es posible vandalizar una determinada información, varios hoaxes lo demuestran, no resulta una tarea fácil. Existen los llamados bibliotecarios de la Wikipedia que “se encargan de que las políticas que rigen el proyecto se cumplan y ponen un poco de orden en este, dando también ejemplo de comportamiento”, según nos explica Txo, uno de los cientro tenta y siete bibliotecarios de la Wikipedia en español.

Estas personas son escogidas a través de la comunidad wikipedista (es algo alcanzar un 75% de los votos favorables) y se establece así una organización jerárquica. Estos pocos administradores tienen, al contrario que el resto de usuarios, la potestad para bloquear determinados artículos que puedan encontrarse dentro de una guerra editorial, y perder así su neutralidad. También tienen el poder de borrar ciertas informaciones “aquellas que atentan contra las propias bases del proyecto, por ejemplo las que tienen derechos de autor (no son de uso libre), que sean fuentes primarias o que sean promocionales; también se tiene en cuenta la redacción, así como la relevancia de la entrada”, afirma Txo.

Este proyecto sin ánimo de lucro proporciona información a gran escala y de forma gratuita, lo cual trae consigo una democratización del conocimiento, que “se logra cuando este llega a la mayor cantidad de personas posibles y que estas pueden hacer uso ilimitado del mismo sin coste alguno”, dice Txo. En gran medida, desaparecen de esta manera las limitaciones económicas con respecto al conocimiento.

Sin embargo, a pesar de su fiabilidad aparente, Wikipedia objeto de opiniones controvertidas. Algunos medios de comunicación consideran venenosa a esta enciclopedia. Existe así cierto rechazo e incluso repulsión por parte de numerosos periodistas a la hora de utilizar esta herramienta como fuente informativa. El hecho de que cualquier persona, no especializada, pueda difundir una información que puede ser o no correcta, varios periodistas se lo toman como una ofensa a la veracidad y a su profesionalidad. Algunos individuos, e incluso medios de comunicación, han protagonizado actos vandálicos en la Wikipedia, con el fin de demostrar que no se trata de una fuente fiable.

Pero, ¿realmente carece de veracidad esta enciclopedia interactiva? Uno de sus principios fundamentales es el de la presunción de buena fe, lo cual lleva a pensar que, a priori, todo aquel que participa lo hace con el fin de ayudar y su aportación será válida. Aun así, hay algunas aportaciones que son vandálicas o contienen una información equivocada. Pero, “hay muchos usuarios que se dedican a repasar las ediciones que se hacen y a corregirlas, también hay sistemas automáticos que lo hacen (boots) y los artículos están vigilados y automáticamente se muestran los cambios”, aclara Tox. Además, en los artículos existen las llamadas referencias, que nos redireccionan a las páginas web que contienen los datos expuestos.

Aunque Wikipedia seguirá siendo un centro de críticas y halagos, lo que queda claro es que el proyecto nace con el fin de democratizar el conocimiento. A pesar de no conocer el rostro de los miles de usuarios que se esconden detrás de la pantalla, ni tampoco el de aquellos de rango superior, los bibliotecarios, queda en nuestras manos fiarnos.  Como afirma Tox: “Todos los bibliotecarios colaboran y el proyecto avanza…, como avanzan otros proyectos que hacen personas de buen corazón y trabajan por el bien común”.

Gráfico sobre las bases de Wikipedia – Realizado por: Nerea Crespo

Entrada por: Nerea Crespo

Anuncios