Un futuro incierto para el programa Erasmus

Los recortes de los presupuestos comunitarios europeos afectan también a las becas Erasmus. Es posible que este programa de movilidad entre estudiantes universitarios deje de ser financiado debido a la falta de fondos de la Unión Europea. De momento, a la Comisión aún le quedan por abonar un 30% de las ayudas, lo cual no es de extrañar. Las políticas de austeridad se han proliferado a lo largo del último año, la falta de capital no es algo nuevo y por otra parte, los problemas de liquidez que viven varios países, a causa de los recortes de la UE en las ayudas, son cada vez más comunes. A pesar de que un 70% de las becas de 2012 (de enero a septiembre) ya están pagadas, se podría dar una suspensión de pagos con las cantidades correspondientes a lo que queda de año. Para que no se produzca esta situación, es necesario rectificar los presupuestos, y que estos cambios sean aceptados por el Parlamento.

La Comisión ya era consciente de que la dotación económica destinada al programa Erasmus, que se aprobó  en noviembre del año pasado por el Parlamento Europeo, no iba a cubrir todas las becas de los estudiantes, ya que era cinco millones de euros menor a la solicitada por la Comisión.

Sin embargo, el problema va más allá. Que no fueran aprovadas las correciones, para poder apoquinar las ayudas a los universitarios que este año han recibido la beca, supondría grandes estragos a nivel económico para muchas familias. Pero si se profundiza algo más, hay que plantearse cuál puede ser el futuro del programa Erasmus. En el caso de que el programa se quedara sin dinero para los próximos años se debilitaría en parte la construcción de la Europa común que lleva buscándose durante años y los daños al sistema educativo europeo se harían notables, ya que este programa facilita la movilidad y la comunicación con otras culturas, así como la adaptación a estas.

No obstante, el fin de las becas de movilidad europea no solo tendría un impacto educativo a nivel internacional, sino también a nivel nacional. Según algunos  datos, que se pueden descargar aquí,  España es el país que más estudiantes recibe así como el que más envía, aunque también cuenta con los estudiantes que menos dinero reciben. El año pasado España envió a 36.183 becarios a otros países y recibió 37.432 estudiantes procedentes de diferentes países europeos.  Madrid, Andalucía, Cataluña y Valencia son las comunidades autónomas que se sitúan en cabeza a la hora de acoger estudiantes. Granada es la ciudad que más universitarios exporta y recibe, 2.019 el año pasado, de toda Europa, por lo que el fin de este programa que lleva funcionando 25 años, afectaría no solo a estudiantes, sino también a los sectores hosteleros y turísticos de varias ciudades españolas, así como a aquellas personas que alquilan pisos a estudiantes. A la ciudad nazarí le siguen la Universidad Politécnica de Valencia, la Complutense de Madrid y la de Sevilla.

 

View Erasmus en España in a full screen map

 

Entrada por: Nerea Crespo

Anuncios