Periodismo 2.0, una infinidad de recursos

Desde sus incios el periodismo tiene como fin transmitir una determinada información a la sociedad. Esta bien puede versar sobre política, economía, deportes, cultura, o sobre las muchas otras temáticas que se han convertido con el paso del tiempo en objeto de interés público. Sin embargo, el movimiento de las agujas del reloj no solo ha traido consigo una mayor diversidad en los asuntos que trata la prensa, sino un transformación de la disciplina periodística en sí, y con ello un cambio en los parámetros que ha de seguir el periodista en su labor informativa.

Para el tratamiento de una noticia, el periodista necesita información, la cual obtiene a través de las fuentes. Hace apenas unos años, el periodista recurría frecuentemente al ser humano para obtener datos acerca de un hecho noticiable.  No obstante, con la llegada de Internet, y la instauración total de esta en la sociedad occidental, las herramientas de búsqueda de información -antes, podríamos decir ya, que pertenecientes al mundo analógico- han derivado en lo digital. Internet se ha convertido en un instrumento profesional básico para los comunicadores.  Hoy en día, la mayor parte de los periodistas consideran Internet un elemento fundamental en su trabajo.

Ha nacido así lo que algunos denominan como “Periodismo 2.0”. Ahora cualquiera puede publicar y convertirse en dador de información, supliendo así la labor del periodista convencional. Esta revolución tecnológica, impulsada por Internet, se trata de un arma de doble filo. Por una parte ha derrumbado a la prensa impresa y ha otorgado a cualquiera la posibilidad de publicar información, que puede ser falsa; pero por otra, ha ampliado notablemente el abanico de medios de los periodistas.

La información es heterogénea; su cantidad, desmesurada; y el acceso a ella más rápido y sencillo que nunca. Todo aquello que encontramos navegando es comparable con otros datos, gracias a la existencia de las infinitas páginas que nos brinda Internet. Gracias al auge de la web, el periodista tiene a su disposición una enorme cantidad de información variada, que por supuesto ha de contrastar a través de diversas fuentes.

Tanto mediante los propios medios de comunicación digitales -como pueden ser los grandes periódicos-, como a través de los blogs y las numerosas páginas web existentes, el informador puede mantenerse al tanto de todo aquello que sucede, a una escala prácticamente global y de forma casi instantánea. Incluso puede obtener diferentes complementos, como fotografías, a través de los bancos de imágenes gratuitos.

Actualmente, los periodistas pueden curtirse con medios de comunicación que hace no muchos años resultaban inalcanzables. Todo tipo de prensa puede encontrarse en la web, tanto nacional como internacional, dando incluso con periódicos que ya no emiten su versión impresa. Muchas de las televisiones permiten visionar sus contenidos de forma atemporal, al igual que lo hacen la mayoría de las radios a través de los ya tan conocidos podcast.

Por otra parte, los blogs resultan una herramienta muy útil para los informadores a la hora de documentarse. En la red se encuentran de todo tipo: blogs pertenecientes a especialistas de la información, dedicados a todo tipo de temáticas -a veces algunas muy específicas e incluso poco usuales-, blogs personales… Son así una enorme fuente informativa. Sin embargo, se ha de conocer la cara oculta de estos. Internet es libre, y como medio libre en él puede publicar quien lo desee sobre lo que quiera. Por ello muchos blogs ofrecen una información tergiversada, en algunas ocasiones hasta inventada. Esta es la razón por la cual los periodistas han de ser buenos conocedores de sus fuentes (en este caso, de los blogs a los que recurran para obtener datos o puntos de vista), con el fin de saber diferneciar cuándo existe una manipulación. Dentro del mundo blog, ha surgido el fenómeno llamado “microblogging”, un servicio que permite a los usuarios intercambiar pequeñas dosis de información a tiempo real. La más conocida de las plataformas de microblogging es Twitter, bastante utilizada por periodistas como fuente y como medio de comunicación.

La pluralidad existente en la web es una ayuda para el periodista especializado a la hora de obtener información, ya que puede indagar en temáticas muy específicas y páginas sustentadas por expertos de una determinada disciplina. La hipertextualidad de la que goza Internet, así como la inexistencia de límites espacio-temporales permiten al periodista ahondar y profundizar en la información, obteniendo como resultado un desarrollo de las noticias, que por lo tanto serán más completas.

Todas las fuentes dan la oportunidad a los comunicadores de obtener una amplia cobertura de datos e información, tanta que es imposible abarcarla. No obstante existen los llamados lectores RSS, que muestran las actualizaciones de las páginas web a las que el usuario está subscrito. De esta forma, el periodista puede organizar sus fuentes informativas digitales a través de carpetas y mantenerse al tanto de las últimas novedades. Existen también otras alternativas a los lectores RSS, como es el Flipboard, una revista social interactiva que permite al lector estructurarla a su medida, introduciendo los contenidos que desee.

Periodismo joven. Foto: USA goverment.

Entrada por: Nerea Crespo

 

 

 

Anuncios